Buscar

Cargando...

lunes, 15 de diciembre de 2014

Una entrevista a Ulli Lust

“Cuando experimento algo relevante, me uso como protagonista de la historia.”,
una entrevista a Ulli Lust
por Pablo Guerra
elgloboscopio.com

Ulli Lust nació en un pequeño pueblo de Austria. Desde mediados de los noventa vive en Berlín y desde allí ha desarrollado una interesante carrera como ilustradora, escritora, editora, periodista e historietista. Su primera novela gráfica Hoy es el último día del resto de tu vida (2009) es un recuento autobiográfico de un viaje que la llevó a Italia cuando era una adolescente punk. Esta obra ganó el premio revelación del Festival Internacional de Angouleme en 2011.

En sus viñetas, Lust se ha especializado en los reportajes y la historieta erótica. Además, dirige la página electrocomics, donde publica el trabajo de una abundante cantidad de autores alternativos de todas partes del mundo. El pasado mes de septiembre en el marco del Festival Internacional de Historietas Entreviñetas, le realicé la siguiente entrevista.



Pablo Guerra: ¿Cuándo y cómo descubrió los cómics y el dibujo? ¿Cómo desarrolló su estilo personal de dibujar y de narrar gráficamente?
Ulli Lust: Comencé a dibujar cómics muy tarde, a los 29 años. Antes, también quería contar historias. Trabajé en el teatro, dibujé libros infantiles para mi hijo. A los 28 empecé a estudiar diseño gráfico en Berlín porque me permitían estudiar dibujo. En Viena tenían una política en contra del dibujo narrativo, no aceptaban estudiantes con dibujos narrativos en su portafolio. En Berlín, la academia era más abierta a la ilustración y la narrativa. Además, allí, había una escena alternativa de historietistas jóvenes que fue una gran inspiración para mí. Mis colegas y yo empezamos dibujando reportajes en cómic sobre Berlín, y en los cómics documentales encontré mi medio de expresión.

PG: ¿Qué tan importante ha sido la auto/publicación en su carrera? 
UL:  Me encanta producir libros yo misma. Ya había trabajado con editoriales antes, cuando hice libros para niños, y me pareció liberador publicar pequeños tirajes sin una mentalidad comercial.



PG: ¿Qué la impulsa a crear cómics autobiográficos? 
UL: Mi impulso principal es mostrar, reflejar y adaptar el mundo en el que vivimos. La vida real es mi inspiración. La narrativa autobiográfica es un caso especial interesante de dibujo documental porque como autor tengo acceso total a la mente y las emociones de un miembro de nuestra sociedad, que soy yo. Soy capaz de usarlo todo sin miedo de que la persona que muestro me demande o se sienta ofendida, porque no la muestra lo suficientemente atractiva. Cuando experimento algo relevante, me uso como protagonista de la historia.

PG: ¿Cómo logra ser tan abierta y honesta con respecto al sexo?
UL: Parte de mi motivación la puedes encontrar en “Hoy es el último día del resto de tu vida”. En Sicilia, perdí mis derechos individuales porque soy una mujer. Siendo una muchacha punk austriaca me sentía igual a los demás y libre, pero cuando llegué a Italia y a Sicilia, nadie me veía como una persona libre. Pensaban que una mujer sin un hombre es como un infante indefenso. No escuchaban lo que decía. Los hombres sicilianos me veían como un objeto sexual potencial y las mujeres como una prostituta. A mí no me interesaba el sexo en ese momento y trataba de verme lo más fea posible. Estaba enojada por esta coincidencia: la gente me veía como una muñeca inflable ambulante solo porque era una mujer que no tenía un hombre al lado. Por su obsesión con el sexo (que proviene de la carencia que causa la satanización de las necesidades humanas), los hombres me seguían y me despreciaban al mismo tiempo. Era enfermo y perverso. Ayudaría a muchas personas, a millones de mujeres, si aprendiéramos a ver el sexo como lo que es: una actividad sana y alegre. Desde que las mujeres pueden decidir sobre si tienen hijos o no, no hay ninguna razón real para que sientan culpa por tener sexo. ¡Deben divertirse!


PG: En "Hoy es el último día de tu vida", parece que hiciera un esfuerzo consciente por no presentar los personajes como víctimas indefensas, incluso cuando están en las peores circunstancias. ¿Lo hizo de manera consciente para no caer en un discurso moralista? 
UL: La mayor parte del tiempo, mi amiga y yo nos sentíamos héroes de un cuento de hadas: héroes jóvenes en busca de aventuras. Queríamos divertirnos y explorar nuestros límites. Si pasaba algo malo, era un reto, no una calamidad. En esa época era muy joven, ingenua y muy fuerte. De todas maneras, hubo momentos en los que me sentí realmente indefensa. Pero quería sobreponerme, quería aprender a sobrevivir en situaciones extremas. De igual manera, mi amiga y yo estábamos fascinadas con los aspectos amorales y oscuros del mundo. Y todavía trato de evitar los juicios morales porque la motivación humana es muy compleja. La moral es una espada dentada y oxidada para gente con mentalidad simple. Prefiero usar equipo de cirugía. Como autor es muy interesante ver la complejidad de la naturaleza. Si mi trabajo, mis cómics pueden ayudar a una comprensión más profunda, me siento feliz.

PG: El éxito de "Hoy es el último día de tu vida" le ha permitido conocer reacciones de lectores de diferentes lugares del mundo. ¿Se ha encontrado con reacciones raras o malentendidos culturales que te hayan sorprendido? 
UL: Las reacciones han sido las mismas en todas partes. Mujeres me han escrito diciendo que la historia se asemeja a su propia experiencia. No he recibido malas reacciones. Un tipo de reacción me molesta: La gente me pregunta: “¿Por qué no regresaste a casa, con tu familia cuando las cosas se pusieron feas?” Preguntan eso porque yo era de una familia de clase media sin un pasado de pobreza o sufrimiento. Piensan: "por qué fui tan estúpida de no regresar a casa antes." Esa pregunta me molesta porque nadie le preguntaría lo mismo a un héroe masculino: ¿por qué no regresaste con tu mamá cuando las cosas se pusieron difíciles? Entonces, la audiencia diría: qué cobarde, tienes que pelear! En ese momento estaba buscando aventuras y las encontré. Habría sentido que era una derrota regresar a casa antes de tiempo. Quería regresar después de escalar la montaña y llegar a la cima, no renunciar antes solo porque me sentía herida. Pero parece que se espera que las mujeres lloren y llamen a papá para que las recoja.



PG: ¿Por qué decidió crear electrocomics? ¿Qué tipo de artistas y cómics participan? 
UL: Es mi autopublicación 2.0; cuando empecé a hacer cómics largos, de 400 páginas, no era capaz de hacer la producción sola. Quería concentrarme en dibujar y narrar y dejarle el negocio a alguien más. Electrocomics es mi espacio de juego para publicar cómics e historias cortas de artistas que me gustan. Es mi contribución al mundo abierto de internet.

PG: ¿Cómo aborda el trabajo colaborativo en colectivos de artistas y cuando trabaja como editora? 
UL: La mayor parte del tiempo, trabajo sola y aislada en mi mesa de dibujo. Los historietistas trabajamos así y es parte del gusto de hacerlo. Me encanta. Pero en algunos casos es bueno trabajar con otras personas, también. Por eso creé Electrocomics, y lo disfruto mucho: publicar artistas, seleccionar cómics, editar libros electrónicos, pensar y hablar de cómics en general.

PG: ¿Hacia dónde cree que va el mundo del cómic? 
UL: Es un medio joven y no hace mucho tiempo los artistas empezaron a usarlo para contar cosas que no fueran humorísticas y de aventuras. Se puede usar el teatro como ejemplo: Si solo se presentan comedias en el escenario, la gente pensaría: el teatro es humorístico. Pero puedes mostrar todo tipo de historias en el escenario: comedia, drama, tragedia… Y es lo mismo con los cómics: es solo un medio, no un tipo de contenido. Nosotros los historietistas en este momento somos pioneros explorando un nuevo continente pero, todavía no hemos llegado al oeste. El contenido y el lenguaje visual será todavía más diverso que la literatura escrita.


martes, 2 de diciembre de 2014

Hablemos de cómic: Viñetas de la trinchera, la Primera Guerra Mundial según Tardi

El ciclo Hablemos de cómic de la Alianza Francesa concluye con una sesión dedicada a explorar la obra de uno de los grandes maestros de la historieta francesa, Jacques Tardi con énfasis en su exploración de la Primera Guerra Mundial, conflicto que empezó hace 100 años. Les dejamos la información y ojalá puedan acompañarnos:


La Primera Guerra Mundial es un escenario que atraviesa la obra del legendario historietista Jacques Tardi. Durante décadas, se ha dedicado a explorar la realidad y el impacto de esa confrontación armada para canalizar en sus viñetas la voz de las trincheras, de los protagonistas olvidados de la guerra. No en vano, obras como “¡Puta guerra!”, “La guerra de las trincheras” y “Soldado Varlot” (en colaboración con Didier Daeninckx) son consideradas piezas fundamentales en la entreverada línea de comic-books, mangas y álbumes antibélicos. Durante la última sesión del ciclo Hablemos de cómic, se analizará cómo Tardi logra reconstruir los horrores de la Primera Guerra Mundial en sus historietas y cuál es su papel en cómo, desde el arte secuencial, algunos autores han buscado ofrecer una visión crítica de los conflictos armados. La charla será ofrecida por el crítico y guionista Pablo Guerra.

Jacques Tardi es un historietista francés. Es uno de los principales referentes de la BD de finales del siglo XX. Además de sus historietas dedicadas a explorar la Primera Guerra Mundial, en su obra se destacan la serie de aventuras de Adele Blanc-Sec, las historietas policíacas protagonizadas por Nestor Burma (a partir de las novelas de Léo Malet), el álbum “Ici Même” (con guiones de Jean-Claude Forest), “El grito del pueblo” (a partir de la novela de Jean Vautran) sobre la Comuna de París, y, “Yo, René Tardí: prisionero de guerra en Stalag IIB” sobre el padre del autor en la Segunda Guerra Mundial.

Sábado 6 de diciembre de 2014.
Alianza Frances Sede Centro
cr. 3 #18 - 45 - Biblioteca
10:00 am
Entrada libre

Noregna 26 (noregna vs. noregna - secuencialidad) de m . a . noregna #comiccolombiano